Cuevas

Cueva de Castro Urdiales Foto: Club G.R.A.E.S
Cueva de Castro Urdiales
Foto: Club G.R.A.E.S

Cantabria es una de las regiones de Europa con mayor índice de patrimonio espeleológico.

La naturaleza caliza del suelo de esta parte de la costa cantábrica favorece la existencia de numerosas cuevas y galerías que recorren gran parte del subsuelo, llegando a existir más de 300 grutas mayores de 100 metros sólo en el término municipal de Castro Urdiales. Estas joyas de la naturaleza no sólo son importantes desde el punto de vista natural, sino que además se han convertido en verdaderos yacimientos arqueológicos que nos remontan a los primeros habitantes de estas tierras durante el periodo Paleolítico superior, concretamente el periodo Magdaleniense (entre 17.00 y 9.500 años). A pesar de haber sufrido el expolio durante años, hoy en día mantienen en su paredes multitud de pinturas y grabados que representan animales tales como ciervos, caballos; figuras abstractas y puntos; manos etc. Tal es la riqueza natural y arqueológica de estas grutas, que algunas de ellas han sido declaradas BIC (bien de interés cultural) como es el caso de la cueva de la Peña del Cuco en el barrio de Urdiales.

La mayoría de estas cuevas se encuentran en los parajes naturales que rodean las diferentes pedanías. Algunas de ellas son: La Lastrilla, Juan Gómez y La Riva en Sámano; La Torca en el barrio de Montealegre (Sámano); Bicuédrano en Santullán, Cueva Grande en Otañes etc.

Desgraciadamente, ninguna de estas joyas pueden ser visitadas hoy en día. Se necesitan permisos especiales difíciles de conseguir.

A nivel local existe un grupo de espeleología con amplia experiencia llamado G.R.A.E.S. responsable del descubrimiento de algunas de estas grutas y del reportaje fotográfico que os dejamos a continuación.

Imagen de previsualización de YouTube