Puerto y casco antiguo

Letrero de la calle Ardigales

Letrero de la calle Ardigales

Debido a la importancia del mar en el pasado y presente de Castro Urdiales, no se puede dividir el puerto de las calles del casco antiguo. Lo uno no existiría sin lo otro como suele suceder en la mayoría de pueblos pesqueros de la costa cantábrica.

Declarado este conjunto Bien de Interés Cultural, el actual trazado de las calles del casco antiguo sigue conservando la orientación y morfología que tuvo en sus orígenes en la Edad Media. Hasta principios del S.XX estas calles estaban protegidas por dos murallas; una que rodeaba el promontorio donde se levanta el conjunto monumental y otra que recogía el resto del caserío con los dos antiguos barrios (Media villa de arriba y media villa de abajo) hasta la actual Plaza de la Barrera. Hoy en día la muralla y sus puertas han desaparecido. Apenas queda un muro testimonial junto a la iglesia de Sta. María.

Las principales calles del casco antiguo orientadas en sentido Norte-Sur son S. María, S. Juan, La Rúa, La Mar, Ardigales y S. Francisco. A partir de éstas y de manera perpendicular, se entrelazan otras muchas de menor tamaño como son Belén, 11 de Mayo, Nuestra Señora, Santander (Antigua calle Melinda), Escorza y otras…

Paseando por ellas encontraremos edificios de distintas épocas pasadas siendo los más antiguos los localizados en la emblemática calle S. Juan, números 8, 10 con sus portales del S.XVI. Medievales y dignos de resaltar son también muchos de los portales de la calle La rúa.

En todas estas calles observamos el diseño de la típica casa marinera: estrecha y de dos o tres alturas, con una bodega a ras de suelo donde se guardaban las artes para ir a faenar o los “botes” (embarcaciones de pequeño tamaño) durante los meses en los que no se podía salir a la mar.

Aunque se ha perdido gran parte del empedrado antiguo, algunas calles como el callejón 11 de Mayo (el más antiguo conservado) y la calle La Fuente siguen manteniéndolo.

Mención aparte merece la Plaza del Ayuntamiento. Su diseño es rectangular y se encuentra en parte rodeada por una arcada en forma de ele conocida como La Correría. Esta galería de soportales, repleta de bares y restaurantes, y los edificios superiores pertenecen a los siglos XVIII y XIX, destacando entre ellos el edificio de Los Chelines que comentamos en el apartado de “Arquitectura contemporánea”.

El empedrado de la plaza corresponde a una intervención realizada en el año 2012.

La casa consistorial tiene su origen en el S.XVI, aunque el edificio visible hoy en día pertenece a varias reformas

Plaza del Ayuntamiento

Plaza del Ayuntamiento

posteriores. El piso inferior con los arcos que flanquean la entrada y la balconada fue levantado en el año 1654. En los locales situados en estos bajos existieron durante un tiempo una carnicería y las caballerías. Justo por encima, la sala de reuniones.

En 1755 se remodela por el arquitecto Antonio de Vega. Éste levanta un edificio de tres plantas rematado con dos torres. Todo ello de estilo barroco hoy desaparecido.

Es el arquitecto local Eladio Laredo el que remata nuevamente el edificio a finales del S.XIX con una torre almenada y reloj.

Zona poco reconocida pero muy importante dentro de la trama urbana antigua resulta la zona de la Plazuela. Antiguamente área desde el que se descendían las embarcaciones al mar por la rampa situada frente a ella y paso obligado de todo aquel que pretendía acceder al puerto. Hoy en día es una pequeña placita rodeada por edificios de dos y tres alturas de los siglos XVIII y XIX.

Del puerto es imprescindible destacar los dos muelles que confirman el puerto pequeño. Son originarios del S.XVI aunque debido a las embestidas del mar Cantábrico, han sido remodelados en numerosas ocasiones. Existen muy pocos ejemplares como estos dos muelles, el muelle Norte y muelle Sur, realizados con grandes sillares del piedra. Son una auténtica joya de la ingeniería portuaria.

Coincidiendo con la construcción del ensanche de la ciudad a finales del S.XIX, se desarrollan las infraestructuras portuarias rellenando parte de las rampas y roquedales que hoy descansan bajo el actual paseo marítimo frente al puerto y se construye el impresionante muelle del rompeolas.

Os recomendamos pasear por todas estas calles que conforman la ruta medievalen Castro.

Vista aérea del puerto y casco antiguo.

Vista aérea del puerto y casco antiguo.

3 Responses to Puerto y casco antiguo

  1. Fernando dice:

    Creo que la toponimia también describe el origen y utilidad de algunas calles antiguas, como el caso de Ardigales(Camino de Ovejas)primera calle larga fuera de la villa de arriba, sigue una curva paralela a la linea de la rasa costera primitiva, por un lado tenia el mar y por el otros los prados.

  2. Fernando dice:

    Tanto los arcos o mejor arcadas de los edificios de la “Correría” como los de la “Barrera” son construcciones de adosados añadidos a los edificios originales de ampliaciones para mayor habitabilidad. Existen cuadros documentales y fotos antiguas que así lo demuestran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *